Brasil alumbró a los desacostumbrados ojos de la inmediatez una estrella emergente que no sabíamos que ya estaba consagrada: la de Simone Biles, una estupefacta maravilla de la creación. Los medios extranjeros llegaron a tiempo para presentarla en España ponderando su complejo desarrollo en un entorno familiar inestable, por acudir a los eufemismos en tiempo de paz. Luego descubrimos que procesa la perfección. Los analistas que la conocían de YouTube y las crónicas transatlánticas comprobaron horrorizados cómo el mito iba más allá de lo expresado por escrito: Simone Biles, una gimnasta afroamericana de metro y medio, no podía ser humana. Pero lo es. Lo enfatizó el día que sustrajo los titulares con un fetén «No soy la próxima Usain Bolt ni Michael Phelps; soy la primera Simone Biles». Su expresionismo mundano correría por el enconado debate sexista que durante Río 2016 fiscalizó cada plano en televisión y cada palabra de cada comentarista, en esa delicada y ya trillada ruleta de histéricos aforismos que paradójicamente amordazan cualquier principio de debate. Así que ya podíamos disfrutarla como atleta, no necesariamente como reivindicación.

Relacionado: Phelps y Bolt, dueños de 2016

Biles sorteó en sus primeros Juegos la variante subjetiva del jurado y mordió cuatro oros de un total de cinco metales, cifra que la igualó con algunas de las más grandes gimnastas del mundo. Tres o cinco minutos de Simone al día eran insuficientes y fuera de competición se la echa de menos como se añora todo lo platónico de la idealización: verla y oírla rebotar y saltar sobre el suelo como si fuera de gelatina, dominar la barra o girar en lo más alto como la confianza de un trapecista con red y arneses era enamorarse un poco de la física y del tiempo. Coincidían los expertos en que el secreto de Biles está en que lleva algo de temeraria en su sangre pese a su aparente laxitud: en que no siente la urgencia de autoimponerse limitaciones y que en la complejidad y exhuberancia de sus ejercicios radica la flor de su explosividad. Claro que a cualquiera que se propusiera un imposible tácito le valdrían cuatro esguinces para retirarse a tuitear: Simone clavaba todas estas lecciones y además lo hacía consciente y visionaria. Sentía, cuando salía a saludar -se le notaba sobre todo en su mirada antes del ejercicio: la más seria en frío, la más feliz en caliente- que también esa vez sería la mejor. Y lo era, sin remedio.

Simone Biles 2016 Prisma
Simone Biles durante la prueba de barra en Río (Prisma)

La mejor gimnasta viva es también la mejor deportista del año para Associated Press y fue quien cerró la participación de Estados Unidos llevando la bandera en la ceremonia de clausura. Todo esto por primera vez en su disciplina. Domina desde 2013 suelo, salto y barra y ha erguido en monstruosa representación su ceremonial trabajo en la múltiple individual -el reverenciado all-around-, modalidad en la que no admite alergias. Con tantas medallas (19) como años, Simone se revela como uno de los nombres del presente a monitorizar durante el futuro que nos quede, uno de esos que vigilamos y esperamos, para rendir o persuadir, cada equis tiempo cuando se acercan los espectáculos especiales. Es una de las pocas deportistas en activo que parece no retener dudas. Únicamente en una ocasión flaqueó: cuando, tras aguantar su himno en el podio del mundial de 2014 en China, una abeja se atrevió a rebatir su reinado desde el ramo de flores que recibió de la organización. Simone era entonces más niña, pero ha roto en mujer de pétreo físico y concienzudas formas entrenadas para el éxito: ese fue el día, sospecho, en que se observó por última vez frágil a través del cristal y decidió que nunca más se dejaría enredar en diretes insustanciales. Sexismo incluido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.