The Pale Door se estrenará en Sitges 2020

TIEMPO DE LECTURA | 2 minutos

Dicho y hecho: Aaron B. Koontz volverá a Sitges por segundo año consecutivo tras presentar en la pasada edición Scare Package, una curiosa cinta de meta horror desenfadadamente autoparódica que se proyectó en el Midnight X-Treme, la sección más canalla del festival. En esta ocasión, Koontz visitará Sitges con The Pale Door, película que ya el pasado año estaba muy avanzada pero cuya presentación se ha reservado para este turbulento 2020. En The Pale Door, Koontz narra la historia de dos hermanos al frente de una banda de pistoleros que pifian el robo a un tren, quedando aislados en mitad de la noche y con la única salida de una casa habitada por sugerentes mujeres que en realidad esconden oscuros y perversos secretos de los que los forajidos probablemente habrían preferido no saber.

Koontz, quien expresó su deseo de ver proyectada The Pale Door «en el Auditori» (este año mermado por la reducción de aforo obligada por las normas de distanciamiento social derivadas de la crisis del coronavirus), habla de esta cinta como un proyecto «profundamente personal». Devin Druid (13 Reasons Why) y Zachary Knighton (Santa Clarita Diet, Cherry Falls) lideran un reparto cuyas interpretaciones se pierden en la vorágine sangrienta resultante del fatal encuentro con el aquelarre. Además, renueva el compromiso del género con la categoría de horror western que en los últimos años ha ampliado cintas como The Wind (Emma Tammi) o Bone Tomahawk (S. Craig Zahler), ambas proyectadas en Sitges en 2018 y 2015 respectivamente.

The Pale Door (2020)
Cartel oficial de THE PALE DOOR | Fuente: IMDb

Otras películas en Sitges 2020

Los constantes aplazamientos y cambios en la mayoría de películas de terror de este año, así como la cancelación de festivales como Cannes, SXSW o Fantastic Fest han complicado sensiblemente la configuración temprana de la parrilla de Sitges 2020. La organización ha tardado dos meses en convocar la primera rueda de prensa respecto a otros años, y todavía se debate entre la edición presencial o mixta con algunos títulos alojados en formato online. El último gran cambio ha enviado a 2021 a Halloween Kills, que partía como uno de los nombres imprescindibles de la 53ª edición. El reboot de Candyman, la secuela de Train to Busan, la belga Yummy y la mayoría de películas de terror indie que han dejado buena impresión en este primer semestre de año (Relic a la cabeza) siguen siendo opciones viables, si bien la configuración final del festival condicionará del todo el tipo de títulos a estrenar en función de si finalmente incluye películas ya estrenadas en VOD o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.