La Francia de Didier Deschamps, una roca con implantes diabólicos, logró coronarse en Moscú campeona del mundo ante Croacia (4-2), recortando la figura de Kylian Mbappé o Paul Pogba, entre otros, en el escaparate de las estrellas. La victoria de Les Bleus pone final al Mundial del VAR, de Gareth Southgate, de Gianni Infantino y de los iconos perdidos: el torneo de los 169 goles y revelador del poder con el que Europa opera en el fútbol internacional. Todos los países participantes (algunos debutantes, otros en el limbo, algunos de vuelta sin tiempo a nada) dejaron algo que recordar y es de justicia rendirles algunas letras:


mundial 2018 the last journo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.