IT Chapter 2: Otros 5 desafíos al remake

it chapter 2
TIEMPO DE LECTURA | 7 minutos

Se podría decir que la primera entrega del IT de Andy Muschietti dio en la diana de los que esperaban lo imposible: película de terror más taquillera de la historia, cierta unanimidad tranquila en la crítica (leer crítica aquí), beneplácito del autor -algo que en Stephen King no es ni mucho menos habitual, aunque se ha moderado en los últimos años- y todo un boom de marketing y comunicación coronado con el quinto puesto en la lista de tráilers más vistos de la historia en sus primeras veinticuatro horas. Muschietti se atrevió con una adaptación del siglo XXI más cercana a la difícil novela que la obra de los noventa con Tim Curry en el papel de Pennywise y cumplió con creces las expectativas sobre las escenas más provocadoras de sus páginas -con ciertas excepciones inevitables-. Si bien tuvo que adaptar cierta narrativa cinematográfica industrial, pudo conservar la esencia de los miedos infantiles condensados en un ente diabólico alienígena puntual a su cita con la sangre cada veintisiete años. No zozobró, por ejemplo, tratando los abusos del padre de Beverly Marsh a su hija. Ni el bullying continuado de los matones, con el beneplácito del pueblo de Derry, en escenas de lenguaje desacomplejado y tensión sana. Igualmente, impactó con una escena de apertura espectacular, por la que se mide toda la primera parte de la historia: el asesinato del pequeño Georgie Denbrough que convierte la batalla con Eso en algo personal para su hermano mayor Bill y, por añadidura, al grupo de amigos que ha convocado para enfrentarse con la muerte. En definitiva: consagró una primera entrega más que decente con la que reescribía la historia de IT salvando con nota la rotunda dificultad que implica llevar al cine un relato tan atmosférico, personal e introspectivo sobre la presión de los terrores mundanos arracimados en un único mal.

🎈 IT en The Last Journo


Pero si algo va a medir definitivamente el éxito del trabajo en conjunto, eso será la segunda parte: IT Chapter 2 ha recorrido un camino diferente, postergando el primer teaser público (ver tráiler) hasta apenas cuatro meses antes de su estreno, alimentando una expectativa desbocada que únicamente unos pocos afortunados pudieron saciar brevemente durante la CinemaCon en la que Warner adelantó parte de este primer vídeo. En general bien acogido, el primer muestreo no solo no esconde la sobrenatural fuerza que vuelve a cobrarse las vidas que necesita, sino que incluso deja pistas sobre lo que puede ser esta segunda mitad del todo indivisible. Al igual que ocurrió meses antes del estreno de la primera, cabe cuestionarse si Muschietti y su equipo habrán sido capaces de redondear la experiencia IT con esta entrega en la que se enfrentan al metalenguaje, los flashbacks, la necesariamente diferente sensibilidad adulta de los niños que vuelven a enterrar sus cicatrices y sobre todo, el respeto a una industria y un género con normas muy claras sobre los hitos, la trascendencia y la memoria. De la anterior entrega (10 desafíos que amenazan al remake de IT) perduran sobre todo dos: el suicidio de Stan Uris (muy avanzado en la novela y bien tratado en la adaptación noventera) y sobre todo el clímax final en el que la batalla entre los adultos y Eso acaba con la ciudad casi literalmente partida en dos. Pero hay más que seguir en IT Chapter 2 y que condicionará el recuerdo de una obra que empezó bien:

1. EL ASESINATO DE ADRIAN MELLON

Una vez confirmado que habría Adrian Mellon en la segunda película (interpretado por Xavier Dolan), no queda más remedio que exigirle a Muschietti una escena a la altura: en la novela, Adrian es perseguido y hostigado por un grupo de matones a la salida de la feria de Derry (el Festival del Canal) simplemente por el hecho de ser homosexual. Lejos de amilanarse, Adrian les hace frente y eso da con sus huesos en el mismo canal, donde acaba encontrándose a Pennywise (Eso) con los resultados que cabe esperar. Aunque en la novela el asesinato no es demasiado explícito, sí se tratan los interrogatorios policiales posteriores a los acosadores que provocaron su caída al canal, en los que queda claro que no es labor de la policía perseguir un crimen aparentemente homófobo. Visto que en la primera entrega Muschietti no tuvo reparos en enfrentar lo incómodo, cabe esperar que en IT Chapter 2 el bueno de Adrian Mellon, cuyo asesinato inicia la ronda de desapariciones de la nueva generación, soporte una relevancia gratificante.

2. LA ESTATUA DE PAUL BUNYAN

Totalmente obviado en la miniserie de 1990, Paul Bunyan ya aparece en una escena de la primera película en la que los niños descubren que han estado enfrentándose a un ser metamórfico que sencillamente encarna sus peores miedos. En este caso Paul Bunyan es una estatua gigante de plástico que recuerda al leñador protagonista de diversas historias de folclore estadounidense y que sin ir más lejos aparece en el Fargo de los Coen (1996). Si bien una de las primeras imágenes promocionales de IT Chapter 2 mostraba a Pennywise en uno de los hombros de la estatua y el primer teaser lo ha vuelto a enseñar, parece que el desarrollo de la escena será diferente a la novela, donde la estatua cobra vida y persigue a Richie Tozier -que cree alucinar y llega incluso a desechar sus gafas en consecuencia-, atacándolo sin alcanzarle con su hacha gigante. Desde luego un segmento que engatusaría a los fans pero cuya verosimilitud y sobre todo trabajo de postproducción no parece ir muy en la línea de lo mostrado en la primera película, donde todas las formas de Eso son más o menos proporcionadas.

3. VIOLENCIA DOMÉSTICA

La vida de la Beverly Marsh adulta (encarnada por Jessica Chastain) no es mucho más fácil que la vida que tuvo que vivir años atrás, encimada por su padre. En la segunda entrega, Beverly soporta los malos tratos reiterados de su pareja (Tom Rogan), una especie de yuppie que irónicamente encuentra en el hábito de fumadora de Beverly la mejor excusa para apalizarla, casi siempre con la hebilla de su cinturón. Cuando recibe la llamada del club de los perdedores y decide volver a Derry, Beverly logra noquear a Tom y escapar, si bien éste no parará literalmente hasta encontrarla -proporcionando otra paliza a una amiga de Beverly para que ésta desvele su paradero-. Al final, como toda forma de violencia, Tom es llamado a filas por Eso. Muschietti tendrá que decidir qué peso carga en esta adaptación la delicada y cruenta situación de Beverly, que en la película de los noventa sí fue reflejada ampliamente. Gary Dauberman, guionista IT Chapter 2, ha confirmado en The Hollywood Reporter que se tratará la violencia doméstica, pero obviamente no en qué términos ni con qué tipo de detalles.

4. EL RITUAL DE CHÜD

Si bien en la primera película no hay rastro del ritual de Chüd, es probable que parte de las posibilidades de la segunda parte corran a través de su uso y explicación. Esto podría complicar las cosas, porque el ritual de Chüd es básicamente un proceso a través del cual Bill logra comprender y casi mimetizarse en la mente de Eso, acercándose a su destrucción y consiguiendo en consecuencia dañarlo de manera más natural que enfrentándose a él en la vida real. En la mitad de la historia que correspondería a IT Chapter 2, son Bill y Richie quienes encabezan el ataque aunque sus intensas motivaciones infantiles ya no son las mismas y quedan atrapados en una especie de nada de la que no pueden salir por sí mismos. De todos, quizá el del ritual de Chüd sea el desafío más importante para cerrar el remake de IT con cierta afinidad contextual con la novela, aunque su ausencia de la primera entrega (donde además era bastante más relevante, pues dotaba de ciertos poderes a los niños en su pelea contra Eso) da que pensar que efectivamente tampoco será necesaria en la segunda.

5. LA MUERTE DE EDDIE KASPBRAK

Como es lógico, una batalla de esta magnitud entre el Bien y el Mal ha de dejar víctimas de altura. La inmensa mayoría de los alineados con la perversión sufren lo indecible y desaparecen, pero también el club de los perdedores es fuertemente golpeado por el intercambio de muertes. El ínclito Eddie Kaspbrak fallece al final de la novela en uno de los pasajes más emotivos, intensos y tristes de todo el libro, pues tanto en la razón de su muerte como en la forma en que se le despide se impregna todo el espíritu que subyace en el universo IT: la solidaridad, el sentido de la amistad y la verdadera heroicidad desinteresada. Eddie termina siendo más importante que ninguno en la lucha contra Eso, tanto en el libro como en la adaptación de los 90, lo cual inevitablemente dejará la huella debida. Como implica subir un peldaño en la narración y alinear al público con el final de una historia que ya interpreta casi como propia, es justo esperar que Muschietti y Dauberman habrán querido respetar su final.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.