into the dark season 2

Into the Dark Temporada 2: Todos los capítulos

TIEMPO DE LECTURA | 5 minutos

Apenas estrenado el último capítulo de la primera temporada y pese a haber recibido críticas muy desiguales con la antología debut, Into the Dark estrenó en 2019 su segunda temporada, que de nuevo lanzaba un capítulo estacional de género asociado a las festividades americanas más reconocibles. En la primera temporada, Into the Dark dejó algunos episodios para el recuerdo (algunos multipremiados, como el Culture Shock de Gigi Saul Guerrero), pero la sensación de vacío y de banco de pruebas para escritores y directores emergentes provocó que la serie quedara relegada a un plano mediático muy reservado. Sólo las historias firmadas por Nacho Vigalondo, Sophia Takal o Adam Mason, nombres más reconocibles, sobrevivieron a una primera toma de contacto en la que la improvisación y el exotismo borraron prácticamente de un plumazo las expectativas depositadas, en un año en el que Blumhouse ha producido y estrenado más de una decena de títulos, entre ellos Bloodline (proyectada en Sitges), MA (sin pena ni gloria por los cines españoles) y Glass, el cierre a la trilogía El Protegido de M. Night Shyamalan. Como fuere, Into the Dark respeta la línea tan de moda de segmentos de género que también desarrollan, en la pequeña pantalla, las nuevas versiones de Creepshow o The Twilight Zone , también en consonancia con una emergente tendencia en el cine heredada, qué duda cabe, del boom por el fantaterror antiguo de estética de novela gráfica y público menos exigente que también incide en cine y cultura popular.

VER MÁS DE INTO THE DARK

📺 Temporada 1
🎙 Entrevista a Gigi Saul Guerrero (Culture Shock)
⭐️ Capítulo estrella: New Year, New You

⭐⭐

Paul Davis vuelve a dirigir el capítulo de Halloween tras The Body (S01E01), una abominable cruzada contra el recuerdo juvenil, la sexualidad cegadora y el secretismo, que por una razón u otra ni aprovecha ni remata, espantando cualquier tipo de interés genuino en su desenlace.

🎞 Recuerda aJumanji (1995), Annabelle Creation (2019) o House (1986)

⭐⭐⭐

Marcus Dunstan -un habitual del género en los últimos 20 años- luce músculo en esta retorcida sátira sobre la obsesión por el recuerdo, la nostalgia y la vuelta a los orígenes que termina siendo más un exploitation con advertencia sobre el inframundo solitario de la tecnología (literalmente, «electronic windows to nowhere»).

🎞 Recuerda aFunny Games (1997), The Village (2004) o The Blood on Satan’s Claw (1971)

⭐⭐⭐⭐

Una retorcida excentricidad con un elenco en estado de gracia que parte de algo enigmáticamente mundano -la pura necesidad arribista- para acabar escalando en comedia negra sin complejos para incomodar y amargar. Al igual que en la primera temporada, un capítulo navideño a la altura de las expectativas.

🎞 Recuerda aReady or not (2019), American Psycho (2000) o El método (2005)

Una funcionarial aventura que sirve un bloody gay parade a la antología, con actuaciones hiperbólicas -casi autoparódicas- y que ni siquiera al entrar en el familiar y sencillo lugar común del slasher ofrece nada mucho más allá del esquema clásico. Su director, activista LGTBI, evita profundizar a toda costa en el género.

🎞 Recuerda aHaute tension (2003), What keeps you alive (2018) o Hellbent (2004)

⭐⭐

Un segmento de autoayuda feminista que promulga la necesidad de liberarse de la toxicidad que emana del asfalto, venga en forma de hombre o mujer. Su punto de apoyo: la alienación no entiende de sexo -o género- y no hay terapia lo suficientemente cara como para ayudarte a sentir mejor que derramar algo de sangre ajena.

🎞 Recuerda aThe Neon Demon (2016), A L’Interieur (2007) o Bliss (2019)

⭐⭐⭐

Muy recogido y sin pretensiones homenaje a ficciones setenteras como La invasión de los ultracuerpos, pero con la estridencia y el colorido neón de un San Patricio abocado a la hecatombe (muy oportuno). Fresca mirada al drama teen de la amistad a las puertas de la universidad, pero con doppelgängers, traiciones y guiño irónico al Me Too.

🎞 Recuerda aEstán vivos (1988), Body Snatchers (1993) o Distrito 9 (2009)

⭐⭐⭐⭐

El segmento más honesto hasta el momento afianza a Pooka como el personaje icónico de toda la serie y recupera el tono negro e hiper irónico que en la primera temporada hizo las delicias de capítulos como I’m just f*cking with you. Una alegre reivindicación gore con muñecos enfadados de la viralidad tecnológica, los tormentos de la frustración profesional y la fama.

🎞 Recuerda aKrampus (2015), Puppet Master (1989-2018) o Demonic Toys (1992)

⭐⭐⭐⭐

La estimulante Emma Tammi se saca la espinita esbozada en The Wind (2018) con un capítulo de influencias tan obvias, pero tan respetuosas, que no sufre para pasar la nota de corte. No reviste complejidad: opereta claustrofóbica de puro exploitation sobre la maternidad sobrevenida, la asfixia social y el papel tramposamente menor del hombre en la misma.

🎞 Recuerda aMisery (1990), A L’interieur (2007) o Audition (1999)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.