Dybala jugueteando con su propio ocaso

dybala juventus 2019

Con la llegada de Cristiano Ronaldo a la Juventus el pasado verano, Turín se convirtió (aun más) en la tierra prometida del fútbol italiano, el baluarte del calcio en Europa. La afición bianconera no tardó en fantasear con la dupla entre el astro de Madeira y su joya Paulo Dybala, sobre todo porque el atacante argentino llegaba con el aval de los 26 tantos que anotó a lo largo de la temporada 17/18. La pretemporada de los turineses confirmaba los buenos presagios, siendo en el arranque de la campaña la apuesta firme de Massimiliano Allegri un tridente ofensivo con Cristiano, Mandzukic y el argentino. La idea era que Ronaldo pudiese apoyarse en el croata, de forma similar a como hacía con Benzema en el Real Madrid, y que La Joya trabajase entre líneas para ofrecerles balones. Gracias a esta estrategia, Mandzukic se convirtió en pieza determinante en partidos de Serie A importantes ante Inter, Milan, Roma o frente al Valencia en Champions League. Pero para entonces, la figura del 10 ya se había iba difuminando, dando pie al comienzo de la ya irremediable desconexión entre el jugador y la Juventus.

Han sido muchas las preguntas a Allegri sobre la presencia, o más bien ausencia, de Dybala. Los verdaderos motivos solo los sabe él, esta es la línea del técnico de Livorno: «A veces el banquillo sirve para recargarse desde el punto de vista mental y para tener la maldad justa. Es una cuestión de carácter de los jugadores. Con Ronaldo necesitamos a uno que ocupe más el área y aporte físico, Dybala no lo puede hacer por su manera de jugar». En este panorama, Mandzukic parece intocable para el entrenador y con el bajón del aludido, el tercer socio en ataque ha pasado a ser Federico Bernardeschi. Basta comprobar cómo en los últimos partidos de Champions League, el italiano ha escalado posiciones hacia la titularidad mientras Dybala se ha quedado fuera, a pesar de que esta haya sido precisamente la única competición en que ha destacado el de Laguna Larga.

«Debe hacer sacrificios en su vida privada y reencontrar sus mejores condiciones»


Es pues un problema mental, de actitud, y no uno netamente futbolístico el que está ensombreciendo a Dybala. Para entender cuánto incide el aspecto psíquico y la ambición podríamos incluso comparar su caso con el de Moise Kean, el chaval que de 19 años que en el último tramo de temporada ha grabado a fuego su nombre. Uno es reconocido por sus goles y otro por sus desplantes a Allegri cuando lo sustituye o lo deja en el banquillo. Parece, además, que el ex del Palermo tampoco ha sabido erigirse, no ha reclamado el puesto que quizá le pertenecía en el terreno de juego. Dentro del mismo club, Dybala ha recibido varios tirones de oreja públicos en los últimos tiempos. «Debe hacer sacrificios en su vida privada y reencontrar sus mejores condiciones», espetaba Pavel Nedved el año pasado. También Massimo Mauro, exjugador de la Juventus, destacó tras la ida contra el Ajax en cuartos de la Champions League que Dybala «no es el tipo de jugador determinante jugando solo 10 o 15 minutos, si hubiese jugado media hora habría podido incidir más, él necesita empezar en el minuto uno y en su cabeza se siente titular».

Paulo no ha sabido sobreponerse a esta nueva realidad. Su innegable reducción de protagonismo en los pragmáticos esquemas de Allegri y la falta de confianza por parte de la entidad bianconera de que la situación se revierta se traducen en la más que posible salida del delantero el próximo verano. Por ahora, ningún equipo en particular ha hecho una oferta firme por él, pero durante los últimos días en Italia se sondea una posible solución que desde luego agitaría lo que conocemos como calciomercato: un intercambio Dybala-Icardi entre Juventus e Inter de Milán. Asimismo, y dependiendo del movimiento alrededor de jugadores como James Rodríguez (¿qué pasará?), Adrien Rabiot, Diego Costa o incluso Antoine Griezmann, el argentino puede encontrar su lugar en el Bayern, PSG o en el Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone. Porque, pase lo que pase con Allegri, la Juventus buscará darle salida a partir de junio.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.