Demián Rugna: «Ganar en Sitges fue un alivio muy grande»

entrevista a demian rugna

Demián Rugna impactó a la crítica con Aterrados en 2018, película que dejó especial buen sabor de boca en el festival de Sitges (⎋ ver más) que conquistaría, cinco años después, con Cuando acecha la maldad. Su estilo mixto de terror psicológico y gusto por lo oscuro, unido a cómo aborda ciertos tabúes del género, le han posicionado como una voz claramente autorizada en el terror actual. En esta charla en exclusiva con Aullidos desvela cómo ha encajado el éxito, profundiza en las razones de Cuando acecha la maldad y confirma que seguirá trabajando en el terror, con resultados que podríamos ver muy pronto:

¿Cómo encajaste el éxito en Sitges y qué significa como director conquistar uno de los festivales de referencia mundial del terror?

Como director siempre esperas que tu trabajo vaya bien, pero lo normal es que no sea así. Esta vez fuimos a Sitges a disfrutar, aunque la gente insistía mucho después de los pases en que teníamos que ganar. Quizá esperara ganar guion, director como mucho, creí que Ezequiel Rodríguez podía ganar a mejor actor… pero nunca que pudiéramos ganar mejor película. Fue un alivio muy grande tras intentarlo tantas veces, y un orgullo que además vi celebrado en mucha gente en Latinoamérica. Nunca había experimentado algo así, ver la repercusión de tu éxito internacional en países vecinos.

Hay quien ha querido situar Cuando acecha la maldad en una especie de serie o metaverso con Aterrados, ¿hay algo real en esta familiaridad?

No, no tienen conexión más allá de que los diseñadores son los mismos que en Aterrados, no hay mitología en común. Salieron de la misma cabeza, eso sí.

La película sitúa a los protagonistas en un mundo devastado y sin esperanza, ¿qué lectura social aporta?

La película no habla explícitamente, pero es un reflejo de cómo vivimos en Latinoamérica la desidia, el individualismo, el auge del neofascismo… se puede intuir, aunque no sea una película de denuncia. Puedes percibir ese reflejo, que fue lo que me influyó y me empujó a mi a escribirla. Hay alusiones a las luchas de clases, a esta locura contagiosa de hoy respecto al odio, la comunicación, y cómo esto se expande y te hace cambiar la forma de pensar y vivir.

Los niños, como en Aterrados, vuelven a protagonizar escenas oscurísimas donde impera el humor negro. ¿Cómo relacionas niños y terror?

Como no soy padre, tengo una especie de insensibilidad manifiesta y la puedo declarar: obviamente, los niños son una cuestión tabú que tomo para romper el molde de las películas más comerciales, donde casi siempre son el elemento angelical a salvar. Lo mío pretende romper con eso, trasladar que todo puede pasar, todos están en peligro. Eso te desprotege como espectador y creo que es una cuestión de desafiar ese cliché, siendo consciente de que haces terror para audiencia de terror. De ahí el juego con la dualidad del niño, que pasa en segundos de ángel a demonio incluso para sus propios padres. Existe ese claroscuro y me gusta ese juego de afrontar lo prohibido también con ellos.

El pasado año el terror de siempre pareció dar un paso adelante: más grotesco, real, explícito… ¿qué valoración haces del momento actual?

Hay nuevas voces muy interesantes que pueden hacer esas películas de autor con buena distribución. Sí veo que se va reciclando ese ciclo que recupera los referentes anteriores: lo grotesco, los monstruos más obvios… Hay muchos jóvenes que ven ahora películas tipo Terrifier que les vuela la cabeza: el público nuevo redescubre un género que parecía apartado y revitaliza esa nueva ola. Yo en lo personal intento esquivar lo que está de moda por una cuestión de tiempos y también de autenticidad, pero veo que hay directores, como Ari Aster, que marcan un camino. Me gusta la escena actual mucho más que quizá la de los 00’, de más gore, tortura, etcétera.

Y de aquí en adelante, ¿en qué trabajas o qué te gustaría hacer?

Estoy escribiendo para un estudio que quiere terminar la película para finales de este año en Estados Unidos y otra en Argentina que de momento está en stand by por toda la situación que pasamos, ya sabes. Pero es todo terror, al menos los dos próximos: amo este género, siempre que sea fantástico intentaré hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.