Una vez terminada la calle Ferrer del Río en la que rivalizaron hasta comienzos de febrero y frente a frente, a lados antagónicos de la carretera, los últimos adornos de Navidad en comercios enfrentados, salté al tren –no en marcha, conste- entre el mundo y sus suburbios y me hice amigo de un asiento vacío, la dicha de oro de la hora punta, el maná de la fotosíntesis obrera, junto a una aparentemente atareada ejecutiva en pantalón y tacones que pasaba implacable una pantalla tras otra de un juego en el móvil. Anclada al ocio y una vez superado el trago del capitalismo, el que nos paga las copas y las cenas, perdió la mirada entre dos estaciones sin cobertura y observé en el reflejo de la ventana que daba un respingo, asustada, por lo que parecía un error fatal imperdonable durante su jornada: enseguida guardó el móvil, rebuscó velozmente con dos manos finas que parecían seis entre los recovecos mágicos que guardan los bolsos de las mujeres y sacó una agenda, vamos a pensar que del año en curso, que abrió muy azorada hasta dar con el día que no había terminado. Se afanó un bolígrafo y escribió, con letra redonda muy femenina, todo lo rápido que le dio el procesador de su córtex y lo bien que le permitió el traqueteo del Cercanías, una sentencia de muerte en su planning: “Comprar cuchillos de sierra en el Carrefour”. Tras ese punto, como sintiéndose culpable y sobre todo observada, añadió: “Para el trabajo”. No sé a qué se dedican los poetas contemporáneos, pero desde luego escudriñan poco en el día a día de la gente normal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.