La transición empalagosa


Por primera vez en ocho años, los jugadores heredados de la Eurocopa de 2008 no son mayoría en una lista oficial de España para un gran torneo. Vicente Del Bosque, seleccionador desde julio de aquel mismo año –su llegada se anunció 16 días después del éxito en Viena-, ha ido aplazando la comúnmente denominada ‘transición dulce’ que en teoría debía aplicar sobre el equipo tras la conquista de la última Eurocopa disputada –y ganada- entre Polonia y Ucrania en 2012. Esta lentitud apasionada ha provocado que las tres selecciones españolas más mayores de la historia en una gran cita sean precisamente las posteriores a aquel año (a saber: Confederaciones 2013, Eurocopa 2016 y Mundial 2014, de menor a mayor edad media), lo que da una pista inequívoca del ritmo relajado de esta transformación, algo no preocupante de raíz de no ser por los discutibles resultados competitivos que el combinado cosechó en Brasil entre 2013 –finalista, pero con recurrentes dudas durante el torneo y vapuleada por el anfitrión- y 2014 –eliminada en fase de grupos con el peor bagaje de su historia y revelando grietas disciplinarias convenientemente matizadas por los deudores-.

edadmedia

Fuente: @thelastjourno / Elaboración propia

De aquel grupo de Luis Aragonés sólo sobreviven en la selección Iker Casillas, Sergio Ramos, Cesc Fábregas, Andrés Iniesta y David Silva. Un total de siete futbolistas (Azpilicueta, Piqué, Busquets, Koke, Pedro, De Gea y Jordi Alba) han estado en todas las grandes citas desde su debut con Del Bosque, y son mayoría en este caso los 10 jugadores que debutan en un gran torneo con la selección española y a los que se les adivina un futuro dispar en el combinado nacional (Bellerín o Morata seguramente tengan más opciones de repetir en Rusia 2018 –o 2017- que Aduriz o Bruno). A lo largo de su aventura en el trono de la selección, este número de futbolistas recogidos de la época más dorada del fútbol español no había bajado nunca de 12 en cada lista (es decir, más de la mitad) para un torneo importante. Hasta 15 (el 65%) repitieron en Sudáfrica, cifra que se quedó en 12 (52%) en las tres competiciones posteriores. Por el camino, apenas un puñado de ellos han dejado de ir por decisión técnica (Reina, Albiol, Arbeloa y Torres), habiendo salido prácticamente los mismos forzados por retirada internacional (Xavi, Villa, Xabi) o bien por lesión (De la Red).

transicion

Fuente: Wikipedia / Elaboración propia

El éxito en Sudáfrica consagró a una generación que sin embargo también tuvo sus propios caídos: Llorente, Mata, Javi Martínez, Valdés o Jesús Navas no han sido habituales con Del Bosque por distintas razones, sólo técnicas en los casos de Llorente y Mata y más relacionadas con las lesiones en los de Javi Martínez, Valdés o Navas. Sin embargo de los 23 campeones en Sudáfrica, nada menos que 16 repitieron en 2014, donde esta generación tocó fondo pese a la gentileza de la opinión pública. La comparación con otras selecciones campeonas en lapsos de tiempo similares da otra perspectiva: la Alemania de Löw ha renovado hasta 9 jugadores en los sólo dos años que han transcurrido entre su triunfo en Brasil y esta Eurocopa, y algunos de los más longevos todavía en pie –como Podolski o Schweinsteger- están lejos de mantener los roles de antaño. Ni siquiera Italia, célebre por eternizar sus grupos, repitió tanto como España en el mismo intervalo -ocho años- entre su victoria de 2006 en Alemania y su comparecencia en Brasil 2014: tan sólo cuatro jugadores (Buffon, De Rossi, Pirlo y Barzagli) se mantuvieron entonces.


Foto: Flickr

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *