Hacerlo sin acrónimo


Quinta jornada de la Liga 2015-2016; el Barcelona sale goleado de Vigo (4-1) en el segundo partido que completa íntegro su frente de vanguardia, formado por Neymar, Luis Suárez y Leo Messi. Sin saberlo, ese día (23 de septiembre de 2015), la conocida para regocijo de aficionados y alivio de editores como MSN ya había disputado tantos encuentros enteros (dos) como su reflejo en el eterno rival (la BBC de Benzema, Bale y Cristiano) en toda la temporada. La diferencia de calidades entre los titulares y los suplentes en ataque, la necesidad autoimpuesta de replantear algunos partidos desde la punta de lanza y sobre todo las recurrentes lesiones que han asolado al lado madridista, han provocado que la comparativa entre minutos de unos y otros se rompa: mientras la MSN ha jugado más de la mitad (54,08%) de los minutos totales del Barcelona esta temporada, la BBC apenas ha contribuido al unísono en una cuarta parte (25,7%) de los disputados por el Real Madrid.

Sólo Cristiano Ronaldo y su voracidad –que acabó pagando en forma de lesión muscular al final de la campaña y consecuente discreta aparición en la final de Milán ante el Atlético- se han destacado como de costumbre en el apartado individual. El portugués, con 4263 minutos, ha sido el jugador más utilizado por el Real Madrid en todas las competiciones (90,5%) por delante en términos porcentuales de Luis Suárez (80,4%), el primero de los azulgrana. Hay que irse al 9º puesto para encontrar del lado madridista a Benzema (55,2%) y al 13º para ver a un lastimado Gareth Bale (49,9%) que sin embargo ha sido a rachas el jugador más entonado en la generación de peligro al rival. La confrontación con el rival, campeón de Liga y Copa, vuelve a ser notable: Neymar ha sido el segundo más cargado del Barcelona y Messi, aun aquejado por dolencias que le hicieron perderse hasta 12 partidos por lesión, aparece en el quinto puesto sólo por detrás de Busquets y Mascherano.

BBCMSN1516

Fuente: ceroacero / Elaboración propia

Durante los 10 meses que ha durado la temporada para ambos equipos, sólo en tres (agosto, octubre y diciembre) el tridente madridista completó más minutos sobre el total de su equipo que el culé, considerando que en octubre apenas sumaron 11 minutos de 450 por delante de los cero que lograron coincidir Messi, Neymar y Suárez fundamentalmente debido a la lesión del primero. En febrero y abril, además, la MSN disputó junta el 87,5% de los minutos, sensiblemente lejos de la mejor marca de la BBC (58,9%), obtenida durante el exigente mes de diciembre para los de Luis Enrique. Sin embargo, es en la observación de su peso sobre el total de partidos donde se advierte mayor distancia: los 2 únicos partidos enteros de la BBC (ambas derrotas, en el Clásico 0-4 ante el Barcelona y el 1-0 ante el Villarreal), contrastan y de qué manera con los 30 encuentros completos de la MSN (48,4%), que se saldaron con un total de 22 victorias.

BBCMSN1516_2

Fuente: ceroacero, transfermarkt / Elaboración propia

La intermitencia del ataque blanco, que sin embargo ha logrado juntar 98 tantos durante la temporada, no ha sido óbice para que los tres llegaran a Milán intactos en lo mental –no así en lo físico, como demuestra la inefable prórroga al trote de Bale y Cristiano, ambos goleadores en la tanda de penaltis posterior-. Esta cualidad, refrendada sin duda por el mundialmente conocido como efecto Zidane, abunda en la cuestión ya irreprochable de que el fútbol sea algo más que físico. No en vano, la imponente MSN que se ha ido a los 131 tantos durante el ejercicio hizo dos (ambos de Suárez) en la eliminatoria de Champions ante el Atlético de Madrid, reconocido sin fisuras como el equipo mejor trabajado a nivel defensivo del mundo y ante el que el Real Madrid ha conquistado, a ritmo de leyenda, dos de los últimos tres torneos disputados. Si aplicáramos aquí el mismo sesgo temporal que se aplica cuando se habla de la regularidad en Liga de los blancos –con funcional atrevimiento ideológico- podríamos usar el sello de la hegemonía que resuena en otra lengua allende la vergüenza torera. Claro que en este caso, mirando a las relucientes once, la propia hegemonía parezca retraerse y ceder su potencia significante.


Foto: Flickr

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *