Informe APM 2016

10 conclusiones del Informe APM 2016


Como cada año desde 2004, la Asociación de la Prensa de Madrid ha servido a la profesión su Informe Anual, dirigido de nuevo por Luis Palacio, coordinado por Pedro Molina y diseñado por Teo Sacristán. Este 2016 la muestra de las encuestas bajó hasta 1.833 periodistas (un 24% menos que en 2015), de los cuales apenas el 13,4% era menor de 30 años. La edad será, salta a la vista en el informe y en el debate diario, una parada importante en lo que a valoración de la profesión respecta, si bien la brecha generacional parece haberse reducido. Llama en cambio la atención que casi un 41% de los encuestados sean mayores de 51 años, teniendo como se tiene la percepción de que hoy día el periodismo ha ganado popularidad entre los más jóvenes y resultando igualmente interesante cruzar datos en este aspecto. Luego podríamos detenernos en la cuestión de amplio espectro sobre qué es lo que consideramos hoy día periodismo y si hay algo que se le acerque en lo que se consume diariamente, aunque el jardín a pisotear no se nos acabara nunca.

Relacionado: Entrevista a Victoria Prego, presidenta de la APM

Por lo pronto, hay 10 miradas al documento que he considerado relevantes en este Informe Anual de la Profesión Periodística 2016, la mayoría de las cuales atañe no sólo a la cotidianidad del periodismo y sus satélites en España sino también a lo que los más optimistas convendrían llamar futuro. Han perdido peso, por ejemplo, las cuestiones relativas a las redes sociales y su impacto en los medios: sobresale el drama tangible de los periodistas freelance y vuelve a ser paradigmático, como de costumbre, el apartado dedicado a las presiones recibidas en el desempeño de la función periodística. Este legendario apartado siempre expone una realidad del periodismo a menudo silenciada en el debate público: la paradoja de las injerencias y el periodismo mal considerado libre, un apodo por cierto que considero frívolo y fósil, irónicamente en época de proliferación de proyectos bajo la bandera de la libertad. Nótese en líquido que la simple concesión de profesionalidad al periodismo ya lo hace irremediablemente esclavo de lo que sea, y no necesariamente de la verdad y el servicio al ciudadano.


» SÓLO EL 2% SON BECARIOS O BUSCAN SU PRIMER EMPLEO

Es sorprendente la desafección que los más jóvenes parecen desarrollar para con la profesión, considerando como quedó escrito antes que no existen grandes variaciones en el número de titulados al año. Por alguna razón, los jóvenes siguen creyendo que el periodismo es una buena opción pese a que no muestren por él el más mínimo interés extramuros.

» EL 76% CONSIDERA PERIODISMO LA COMUNICACIÓN CORPORATIVA

Bien, este apartado opera sin duda como la fotografía más nítida al síndrome de Estocolmo en la profesión: que la notable mayoría de encuestados otorgue a la comunicación corporativa -partidista, interesada y fútil- la categoría de periodismo explica cómo de corrupto está el concepto mismo de periodismo que se tiene en España.

» LOS DIGITALES ABSORBEN AL FREELANCE: EL 42%, AUTÓNOMOS

No es ningún secreto, pero aterra verlo bailando en un valor numérico: tan sólo el 11,8% de los profesionales que trabajan en medios digitales están contratados. Más escalofriante aún: de nuevo aumenta el porcentaje de autónomos que lo son «forzados por las circunstancias» (75,1% frente al 74,2% de 2015).

» LA MITAD CREE POSIBLE ENCONTRAR TRABAJO EN 12 MESES

Por lo general este informe arroja unas conclusiones más optimistas que los anteriores, especialmente los de 2013 y 2014; el 50% de los encuestados -la mitad- cree posible encontrar trabajo en periodismo en los próximos 12 meses. En 2015 el 63,7% lo consideraba «muy difícil o imposible», porcentaje que subía al 66,7% en 2014. De pronto hemos optado por confiar.

» 7.890 PERIODISTAS PARADOS, LA CIFRA MÁS BAJA DESDE 2010

En relación al anterior dato, y apuntando siempre las consideraciones necesarias, cabe destacar que haya bajado de nuevo el número de parados con trabajo en periodismo como primera opción. Es, con mucho, la cifra más baja de los últimos seis años (7.667), que encontró en 2013 (10.560) su tenebroso punto álgido. Representa un -9,1% respecto a 2015 y sólo ha subido en La Rioja, Ceuta y Melilla.

Informe APM 2016

Informe APM 2016: Foto de Pablo Vázquez / APM

» MILEURISTAS

El 9,3% de los contratados en periodismo gana 1.000 euros o menos al mes, cifra que se dispara al 35,6% en el caso de los autónomos. Recuerdo que en España la cuota mínima mensual que paga el autónomo simplemente por ser autónomo está en 267,04€, lo que supone casi un 30% de los ingresos totales de estos freelance mileuristas.

» LA LACRA DE LA INDEPENDENCIA

De nuevo los propios profesionales del periodismo nos suspendemos a nosotros mismos en independencia. Este año la nota media se sitúa en un 4,3 sobre 10, que es en cambio la nota más alta de los últimos cinco años. Eso sí, valoramos mejor que nunca (5,7 sobre 10) la percepción del ciudadano sobre el periodismo actual en España, que seguimos dando por aprobada.

» LA TELEVISIÓN, EL ENEMIGO MAYOR

El 79,3% de los encuestados cree que la televisión es el medio que peor contribuye a la imagen global del periodismo en España, situándose muy a la cabeza en cuanto al descrédito de la profesión. De nuevo aquí cabría detenerse a distinguir el periodismo audiovisual del escrito, aunque curiosamente la segunda amenaza real que los encuestados perciben son las redes sociales (8,7%).

» ¡PRESIONES A PERIODISTAS AUTÓNOMOS!

Creo que no ha quedado suficientemente claro en este país lo que significa que un periodista pueda elegir -o mejor dicho, tenga que elegir- ser freelance. A la incertidumbre clásica del autónomo hay que añadir una perversa variación de la profesión: apenas hay diferencias entre contratados y autónomos en la frecuencia de las presiones recibidas. El 20,9% de los autónomos dice no haberlas recibido nunca, por el 21,1% de los contratados. Y lo más descacharrante: ¡los autónomos ceden más (81,9%) a las presiones que los contratados (74,8%)!

» VACÍO A INSTAGRAM, EL SEO Y LOS DATOS

Aunque por suerte emergen en España profesionales destacados en nuevas narrativas y abiertos al cambio a un paradigma rico aunque variablemente hostil de consumo, la inmensa mayoría aún rechaza casi en masa la apuesta por el cambio. Los profesionales reconocen no usar Instagram (54,4%) y sobre todo Snapchat (92,2%), redes que han secuestrado los más jóvenes y en los que existe un nicho de mercado brutal al que el periodismo tendrá que adaptarse poco a poco. En medios, en cambio, el nuevo perfil profesional más demandado es el de Community Manager (50,2%), bastante por delante del especialista en tráfico o SEO (16,3%) y el periodista de datos (17,4%).


Foto de portada: Pablo Vázquez / APM

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *