London attack 2017

Del héroe al milagro


Que la inmensa mayoría de los humanos somos unos cobardes sin solución es algo que ha quedado suficientemente demostrado en los últimos días: pero no nos aflige como debería en su altura prosaica porque a menudo es eso lo que nos mantiene con vida. La hazaña del español Ignacio Echeverría dando la suya por la de otros en el último atentado de Londres -reivindicado enseguida por Daesh y fin de trayecto para siete vidas inocentes- revela nuestros formados temores e incapacidades palpables, latentes, tan apreciadas por los asesinos y sus cómplices literarios como amenazantes para el grupo de la contrarréplica que se niega, nos negamos, a seguir desarrollando acrónimos y cotillón de luto para ayudar a pasar por irreleventes -en su pura cotidianidad- ataques religiosos transversales que siguen sembrando Europa de víctimas a cambio de cierto margen de asistencia ideológica a la causa. La cuestión terrorista del yihadismo de Daesh, así como de cualquier otro yihadismo y de una parte crucial de la sharia que incluso las mujeres musulmanas procuran y defienden para Occidente, ya casi se obvia en las informaciones sobre cada una de estas arrancadas contra la civilización. Así de firme y notable es el temor blanco e inocente a que a uno lo etiqueten por llamar asesinos a los asesinos o reconocer en potenciales asesinos a figurantes religiosos tan abstraídos de lo que la sociedad moderada y si se quiere del Estado de Derecho contemporáneo. Poca duda cabe ya de esto: si Ignacio Echeverría es un héroe a ojos de los confinados en su utopía no es sólo porque se atreviera a pelear contra un atacante alienado en nombre de una religión muy concreta, sino porque lo mataron. De rebote, el yihadismo deposita otra vez la semilla de la muerte y cosecha retórica religiosa a favor: ya es, también en lo mundano, una guerra religiosa.

El impulso atávico de Ignacio Echeverría en ir a defender a semejantes contra la barbarie con lo que llevara a mano -un monopatín- y su asesinato derivado lo han elevado a esta categoría de héroe del que España y Europa bien pueden sentirse orgullosas. Claro que los admirables reconocimientos a su sacrificio constituirían otra garantía si, llegado el caso, alguno afinara en la toma de decisiones no ya para evitar estos encontronazos religiosos, que es algo improbable, sino para castigarlos, perseguirlos o sencillamente condenarlos más allá de las palabras. Que las autoridades españolas y los titulares extranjeros reconozcan a Ignacio a título póstumo es al menos una señal optimista de que aún mantenemos cierto respeto por quienes se la juegan, pero corremos el peligro de volver a dar carpetazo visual a una problemática de la que se huye también por pura cobardía, lo cual efectivamente cierra un círculo perfecto para Daesh y su recurrente gentuza. Por eso, más que un héroe, Ignacio Echeverría es un milagro: y su acción impulsiva, uno de esos contados hechos «fuera del juego de las causas segundas». Cuando Ignacio medió entre la barbarie y el curso llamado normal, se despojó a sí mismo de significación: dejó de ser un hombre para postularse inmediatamente como algo muy por encima. Lo apuntaba Hume, que era escéptico: todo milagro forma parte de una experiencia uniforme de la que el propio milagro es siempre excepción, y creer en ellos es creer en lo improbable. Esta solícita advertencia de la que quizá tenga constancia el yihadismo redunda únicamente en beneficio de los asesinos, protegidos y amparados primero por el miedo que ya suscitan y segundo por ese segundo círculo concéntrico que es la queda y peligrosa cobardía con la que administramos mártires que permitan al mundo civilizado darse treguas que no son sino callejones sin salida.

DEP, milagro del pueblo que vaga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *