It Movie 2017 The Last Journo

Adultos de golpe

La película de terror más esperada de 2017 parece haber cumplido el pronóstico legendario que le atribuían los del visionado feliz: funciona como producto cinematográfico, como cuento de brujas y también como metáfora. No podía ser de otra forma. Andy Muschietti puede respirar: ha logrado no desesperar con un reto muy exigente como es el de llevar la complejidad una novela de más de mil páginas muy bien escritas a un rato de cine. A la dificultad obvia que entraña dedicarse al arte hay que sumar la siempre desnivelada tarea de cruzar mundos de papel y celuloide. Frente al producto, el espectador también está satisfecho: una ensaladita de jump scares, telón sonoro de nivel, actores incipientes -hay un par de proyectos de líder a seguir- y un respeto tenaz por la obra de Stephen King en la que en definitiva se basa el remake. Así, el novelista de terror más prolífico de la historia se contentaba con el conjunto de la cinta, meses antes de su estreno mundial. Y King, que anda en la barrera de los setenta, sabe que ya no tiene por qué agradar a nadie ni necesita del beneplácito de los millennials. Como cuento de brujas, IT trabaja otro lugar adaptado al paladar de hoy: se soportan los debidos sustos, pero también hay emoción, un tanto de humor pueril asilvestrado y un espumarajo de escenas tensas selladas con suficiencia. Mención especial merece la apertura, un visionado tan despiadado, violento y de una altura cinematográfica tan rotunda que se hace casi inevitable no medir el resto de la película desde ahí. Pobre Georgie.

it movie the last journo 2017

La inevitable fortaleza de IT, tanto en este remake como en la novela -y siendo magnánimos, también en este sentido salva la brasa la adaptación de 1990- reside en su tercera acepción: la metáfora. Ya se ha dicho lo suficiente que el trabajo de King es una respetable genialidad, un delirio de grandeza exótico que juega a dos bandas con los inocentes miedos infantiles y los más escabrosos y genuinos miedos adultos, que se tocan. El viaje continuo entre flashbacks que dota a la obra de un sentido casi cósmico es sencillamente imposible llevarlo a una producción adaptada a la industria del cine de hoy, por lo que Muschietti, con razón y un exquisito gusto, ha ideado en primer lugar un mundo peligroso pero no tanto. Los niños protagonistas, cada cual perseguido por un auténtico monstruo en sus rutinas -madres sobreprotectoras, padres maltratadores o abusones de instituto-, crecen de golpe durante un verano en el que una fuerza alienígena -esto cuenta como spoiler, pero no de esta película- parece cebar todos estos obstáculos y dirigirlos contra ellos. Los chavales, que además empiezan a enamorarse y a sentir de qué va parte de esto que los mayores llaman vida, aprenden a la fuerza el emblema de la cohesión y no sienten que realmente frenan el mal hasta que por fin se enfrentan a él. Al final, Bill y Beverly se hacen mayores una vez ha quedado cerrada la promesa de un segundo capítulo, que redondeará la adaptación y para el que los más allegados no pueden esperar.

it movie tlj 2017 02

Pero hay más. De la misma manera que nadie puede negar la perspicacia de la película y sus suficientes guiños al libro -cumple la promesa, y aprueba con nota, el test de los desafíos que lanzábamos meses atrás en esta misma web-, es imposible pasar por alto las obligatorias licencias que Muschietti se toma para reinterpretar una historia con muchas posibilidades. Fiel al grueso de la obra de King, suaviza la brutalidad del maligno como para retener la esperanza de quien se niega todavía a obtener una fotografía nítida de la realidad: las dos peleas entre fuerzas son intensas, pero desequilibradas precisamente por la resistencia que los niños ejercen de la mano frente al terror que amenaza el corte abrupto de sus travesías candorosas sin pecado. Y de pronto saltan a la obligación y el valor, son testigos de la sangre y se obcecan en la unión como refugio. Muschietti no esconde que ni siquiera en los tiempos que corren pueden contarse las cosas sin filtros, y da a los niños un poder atávico que ni el miedo individualizado es capaz de dominar. Falta a la potente intención de King de sublevar toda esa inocencia a través del asesinato, y por el contrario, subraya la inquietante pero prometedora palabra de una secuencia más abierta y cruda. Porque sí: el tramo de los niños pasa por tibio porque los miedos de los críos están peor moldeados. Pero una vez crezcan del todo (y crecerán), se perderán en la oscuridad de una lección devastadora: el poder de nuestros terrores va acorde a nuestras responsabilidades. Muschietti se relame. King asiente. El público descuenta semanas: el payaso sigue ahí.


RELACIONADO

Todos los récords de IT en su estreno

¿Es IT la adaptación más terrorífica de Stephen King?

IT, otra sobrecarga de nostalgia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *